Reflexión:Cuando lo sepas..SERAS FELIZ

Estándar

Hace mas o menos quince años llegué a un punto de mi vida en el que no era feliz, tan solamente había pequeños momentos de alegría o placer ¿Os suena?

Realmente mi estado de ánimo general era de enfado o frustración.  En el fondo sentía que esto no podía ser todo, que la vida no podía limitarse a tener pequeños momentos de felicidad en función de que como fuera el día. Así que, supongo que me cansé de sufrir. Desde ese momento y ayudado por algunos, mis maestros, que llegaron antes que yo a ese estado de insatisfacción, empecé a descubrir que el estado de felicidad no podía encontrarse fuera, en los objetos, ni siquiera dentro de mí, de mi cuerpo, porque esto también es un objeto, un vehículo… 
Ahora ya se que la felicidad es aceptar este momento tal como es, sin ninguna resistencia…

sebastian-rosety

Sebastian Rosety, Formado en Gestalt y Maestro de Meditación

OBSERVA CON ATENCION Y SIN JUICIO A ESE QUE SE RESISTE, AL EGO, A TU PERSONALIDAD… Y TOMA CONSCIENCIA DE QUE TU NO ERES ESO… TU ERES EL OBSERVADOR QUE SE FUNDE CON LA OBSERVACIÓN, ERES LA OBSERVACIÓN MISMA, LO QUE ACONTECE EN CADA MOMENTO…
En tí está descubrir tu verdadera naturaleza, encontrar quien realmente eres… cuando lo sepas SERAS FELIZ

REFLEXIONES

Estándar

Después de muchos años de reflexión e introspección he descubierto que en la vida tenemos dos alternativas.

Una de ellas es seguir funcionando en modo automático, es decir, hacer de tu vida una repetición continua reaccionando y comportándote de manera mecánica, tal cual aprendiste desde pequeño/a, desenvolviéndote, una y otra vez, con creencias limitantes y negativas que te impiden sentirte bien contigo mismo y con los demás. En definitiva vivir de una manera falsa actuando desde una personalidad infantil que en ningún caso te deja satisfecho/a.
Sebastian Rosety Director-Gerente del Centro SYAM

Sebastian Rosety Director-Gerente del Centro SYAM

La segunda es aventurarte y comenzar a conocerte, a descubrir profundamente, incluso, lo que no te gusta de tí… Esta opción, a veces, es desagradable por cuanto supone ver el daño que te haces a tí y a los demás, pero al mismo tiempo es sanadora, porque hace que vayas soltando lo que no eres para descubrir lo que eres.
La primera opción, el modo mecánico,  hace que vivas en una “tranquila desesperación” o zona de confort que te causa mucho sufrimiento.
La segunda opción te lleva progresivamente a la felicidad permanente.
Ahora, solo te queda elegir libremente.
Sebastián Rosety.